Los olores de Sevilla: Inciensos

Pasear por las calles de Sevilla en algunas épocas del año puede convertirse en una auténtica experiencia sensorial. En este post te contamos sobre uno de los  aromas que para nosotros identifican a la ciudad. Hablamos del incienso de Sevilla.La mejor forma de saber que ha llegado la Semana Santa (la semana anterior a la Pascua) es el olor a incienso que sale de las iglesias, se extiende por las calles y sigue a las procesiones, de hecho, unos días antes los vendedores y quemadores de incienso invaden los rincones de la ciudad, perfumando las distintas calles, quien no haya vivido esto en Sevilla debería hacerlo al menos una vez en su vida.

inc1
🎡 Tabla de Contenido
  1. Orígenes y tradiciones del incienso de Sevilla
  2. ¿Cómo usarlo?

Orígenes y tradiciones del incienso de Sevilla

La quema de resinas y hierbas aromáticas es una tradición antigua, aunque mucha gente haya olvidado ahora el verdadero significado de este proceso. El primer uso del incienso se remonta a los albores de la humanidad y era un ritual practicado por diversas poblaciones.

Se supone que nuestros antepasados arrojaban al fuego palos, hierbas y resinas, observando que el humo producido por su combustión les ayudaba a relajarse y que los distintos aromas podían influir en los diferentes estados de ánimo.

A partir de aquí comenzaron a recolectar y seleccionar las distintas plantas y resinas, para luego utilizarlas en los rituales de incienso. En Egipto, el humo del incienso se utilizaba para enviar mensajes a los dioses. Sin embargo, en la cultura oriental sigue siendo muy popular el uso de inciensos y perfumes relacionados con las plantas.

Con el tiempo, los rituales de incienso han adquirido un importante significado en el mundo médico, religioso y mágico. Todavía hoy se quema incienso para limpiar y desinfectar las habitaciones de una casa.

¿Cómo usarlo?

Tradicionalmente, las hierbas y las resinas se quemaban directamente sobre el carbón: Se ponía un trozo de carbón en un recipiente de material refractario, lleno de un poco de arena, o en un incensario, y se esperaba a que prendiera fuego (se puede saber cuando aparece una capa blanca sobre el carbón). En ese momento se coloca la mezcla de hierbas y resina directamente sobre el trozo de carbón. Las resinas expuestas a altas temperaturas liberan rápidamente sus aromas, lo que da lugar a un aroma muy intenso. Pero todo fue más fácil ahora con los porta incienso.

Leer más:  Porta incienso

Para un efecto más sutil, recomendamos utilizar una lámpara de aroma. En lugar de la concha habitual en la que se vierte normalmente el agua con unas gotas de aceite esencial, se utiliza un colador adecuado. De este modo, la mezcla de hierbas arderá más lentamente y liberará suavemente su aroma característico. La distancia del colador a la vela determinará la intensidad del humo. Este método es especialmente adecuado para mezclas de hierbas y resinas ya preparadas.

5/5 - (7 votos)

¡Seguir leyendo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir